EL en ELLA

[close you eyes, then smile]
5 la mañana, para medio mundo es el comienzo del día, par él es solo la tarde de su día, sus horarios invertidos, todo desde que recuerda ha sido al revés, manía de leer cosas sin importancia  por la ultima pagina, manía de primero escuchar y luego oír.
No ha aprendido a coger los cubiertos con su mano derecha a pesar que con ella escriba y haga la mayoría de cosas, se considera diestro pero no hay fuerza en ese brazo, siempre trata de cruzar por la zurda, y gira en sentido contrario, no puede caminar por la derecha porque en el centro esta mas cómodo.
Ama los días de lluvia y se pone bajo esas pocas gotas que hay en Lima, se obliga a mojarse con ellas para luego decir que esta vivo y las ha sentido, extraña el cielo azul de sus lugares de viaje pero anhela las comodidades de su habitación, inconforme pero sereno.
Combina sabores porque del experimento se basa su existencia, experimenta con ingredientes y obtiene manjares que solo el degusta, celoso de sus secretos los esconde en ese baúl morado al final del pasillo, dentro de un cofre de madera de las épocas de hacienda, ahí en papeles y fotos guarda lo que quiere olvidar.
Él es necio, terco y soberbio, el también busca el verde perfecto y cree en la dualidad, tiene obsesión  por formas silenciosas y lugares de mucha paz, le gusta mirar mausoleos cuando visita a su abuelo al que le deja sus flores rojas, claveles  en el nicho 7B del pabellón de San Vicente, ahí donde ya nadie va y entrega  hasta donde alcance su mano flores a cada polvo detrás de esas letras de defunción.
Habla mucho cuando es nervioso, intranquilo e hiperactívo con los nuevos que entran a su mundo, luego regresa a su calma y solo es él, en silencio cual mudo solo observa e interpreta.
Aun seguirá caminando por mas de muchas horas, días, semanas, meses y es posible que años.
Hasta que Ella tome su turno dentro de ELLA y continué el ciclo.
pd. ¿entendiste?